Me gusta, me lo llevo: Cómo amenazan los ladrones el balance del hotel

por | 14 Abr 2020 | Noticias

Me gusta, me lo llevo: Cómo los ladrones amenazan el balance final de un hotel.

Una encuesta reciente revela que el robo en los hoteles va en aumento y la gente ya no sólo se lleva bolígrafos y jabón.

Todos nos llevamos una o dos cosas de un hotel… un bolígrafo, un bloc de notas, uno o dos artículos de aseo.

Pero esa no es la mayor preocupación de un hotel. Son los artículos más grandes los que ahora desaparecen. Les contamos cuáles son.

Me gusta. Me lo llevo.

Una encuesta reciente de Wellness Haven, un sitio web alemán que revisa hoteles de lujo y spas, muestra que la gente que roba en los hoteles es cada vez más audaz y codiciosa.

La primera frase del informe ya es un resumen revelador: «Robar jabones o bolígrafos parece inofensivo para muchos huéspedes del hotel, sin embargo, algunos son tan atrevidos que sacan del hotel televisores, pianos, colchones o incluso animales (disecados)».

Pero eso no es todo. Los datos de 1.157 hoteles de cinco estrellas revelan que los artículos que suelen desaparecer también incluyen grandes piezas de vajilla, almohadas, aparatos electrónicos como teléfonos y altavoces inalámbricos, así como pinturas y otros artículos decorativos. Esto ayuda a explicar por qué las tarifas estándar de los hoteles parecen seguir subiendo.

El experimentado viajero Peter Greenberg, también conocido como el detective de viajes, tiene una teoría sobre estos robos: «Hay un sentido de derecho —explica Greenberg—. El huésped piensa: ‘Pagué de más por esta habitación, y lo que hay en ella es mío’. Todo lo que se puede meter en una maleta parece ser un juego justo».

Sin embargo, la gente no se ciñe a las cosas que pueden llevar. «Un huésped del Beverly Wilshire robó una chimenea de mármol —comparte Greenberg—. La cortó de la pared con un cincel. Un botones incluso ayudó a cargar las piezas en un camión».

Una tendencia alarmante

Lo que puede resultar más sorprendente es que los hoteles más elegantes atraen a los ladrones más atrevidos. Según el informe de Wellness Haven, los huéspedes de los hoteles de cuatro estrellas se contentan con llevarse artículos como bolígrafos, toallas, cubiertos y perchas. Son los hoteles de lujo de cinco estrellas los que tienen que preocuparse por artículos de gran valor como televisores, edredones, colchones u obras de arte.

Lo que también es alarmante es la tasa de crecimiento del hurto en los hoteles. Según el informe, el robo de colchones ha aumentado un 35% en comparación con el año 2017, mientras que los secadores de pelo tienen ahora un 20% más de probabilidades de desaparecer y los teléfonos se roban un 26% más a menudo.

Los hoteles boutique son los de mayor riesgo

Aunque ningún hotel es realmente seguro, los hoteles boutique con seguridad y horarios limitados son los objetivos más gratificantes para los ladrones.

«La mayoría de los pequeños hoteles europeos no tienen sus mostradores de recepción abiertos las 24 horas del día, sino que suelen cerrar a última hora de la tarde», comenta el Dr. Tassilo Keilmann, director general de la Wellness Heaven Hotel Guide—. Incluso te dan una llave de la puerta principal si sales por la noche y planeas volver tarde».

Pero incluso si los hoteles quisieran mejorar la seguridad, no es tan fácil. «Muchos hoteleros se abstienen de instalar cámaras por motivos de privacidad. En Alemania, por ejemplo, está prohibido colocar cámaras en espacios públicos, como en la entrada de un hotel», explica Keilmann.

Casi no hay consecuencias

Incluso si los hoteles atrapan a un huésped levantando uno o dos artículos, es difícil para ellos tomar medidas contra ellos. Involucrar a las autoridades por cosas pequeñas como almohadas o una lámpara de escritorio parece una exageración. Incluso para los artículos más grandes, las acciones legales se evitan por miedo a la mala publicidad, aunque el hotel no tiene nada de que avergonzarse.

«Normalmente los hoteleros no hacen nada excepto reemplazar el artículo robado —dice Keilmann—. Eso es porque es imposible probar la culpabilidad en la corte cuando tantos empleados del hotel tienen acceso a la habitación del huésped».

La mejor manera de tener esas amenidades de lujo en tu casa

Peter Greenberg tiene una sugerencia para aquellos que sienten que no pueden vivir sin su ducha favorita del hotel o ese increíblemente cómodo sillón de su última suite: ¡simplemente cómpralo!

Porque después de todo, aquellos que pueden permitirse pasar la noche en habitaciones de hotel de más de 800 dólares, probablemente pueden soltar el dinero para esa elegante máquina de café o esas toallas extra suaves. Y para la gente que no está segura de dónde encontrar sus piezas favoritas, Greenberg sugiere preguntarle al conserje del hotel, quien probablemente estará más que feliz de darle una lista de las tiendas en línea o proveedores que puedan entregar estos artículos directamente en la puerta del huésped.

MÁS NOTICIAS

 

[wpspw_recent_post_slider design=”design-20″ show_author=”false” show_tags=”false” show_comments=”false” show_content=”false” dots=”false” slides_column=”1″ autoplay_interval=”3000″ speed=”1500″ category=”40″]

Artículos relacionados

[wpspw_recent_post_slider design=”design-7″ show_author=”false” show_category_name=”false” show_tags=”false” show_comments=”false” show_content=”false” media_size=”full” dots=”false” autoplay_interval=”2500″ speed=”1500″ taxonomy=”post_tag” limit=”10″ category=”54394″]

Las mejores historias para ti

[wpspw_post design=”design-7″ grid=”3″ show_author=”false” show_tags=”false” show_comments=”false” show_content=”false” media_size=”full” limit=”6″ posts=”460736,462405,463067,461183,460713,461708″ pagination=”false”]

Pin It on Pinterest