Una pareja fue multada con 500 francos por beber su propio champán en un hotel suizo

por | 28 Mar 2020 | Noticias

El hotel Fleurs de Zermatt. (Foto: Booking.com)

Después de beber una botella de champán que trajeron al hotel, una pareja fue multada con 500 francos y tuvo un encuentro con la policía local.

Lo que se suponía que era una escapada romántica de una pareja se convirtió en una catástrofe cuando se presentó la factura en la caja.

Les contamos por qué una simple botella de champán y una extraña regla hizo que dos invitados pagaran 500 francos.

Podría haber sido el viaje perfecto

Marcel Kalbermatten y su pareja querían pasar tres noches románticas en un hotel alpino en Zermatt, Suiza. Los dos trajeron una botella de champán en su equipaje que querían beber en la habitación durante su estancia.

Cuando pidieron un cubo de hielo en la recepción, se les hizo saber que comer y beber está prohibido en las habitaciones del hotel y que los huéspedes que violaran la norma serían multados hasta 500 francos.

Esto les pareció tonto y confuso a los huéspedes. Después de todo, la página web de «Fleurs de Zermatt» muestra una foto de una suite con una botella de champán en una frapera con dos copas. Como nadie pediría champán sólo por decoración, la pareja decidió ignorar la regla y disfrutar de su champán de todos modos.

Hasta ahora todo bien. Pero después de dejar la botella vacía y que el personal la encontrara, las cosas se torcieron.

500 Francos Suizos por un champán

En el momento de la salida, la pareja es informada de que han violado las reglas de la casa y por lo tanto será multada con 500 francos (470 euros). Eso, por supuesto, no les sentó bien. Kalbermatten se negó a pagar la multa exigida por el gerente del hotel.

Según Kalbermatten, el hotelero Daniel Biner no mostró “ninguna comprensión” al hablar con él por teléfono y le dijo a la pareja que las reglas de la casa son reglas de la casa y deben ser seguidas.

Esto llevó a la recepción a llamar a la policía cantonal, que inspeccionó la habitación pero no encontró ningún daño, según informó más tarde el periódico local Walliser Bote.

Un poco perplejos por la situación, la policía consultó al fiscal que rápidamente desestimó todo el caso. Como la pareja no causó ningún daño en la habitación del hotel, no había ningún delito penal que perseguir.

Reglas del hotel: ¿inútiles, éticas, necesarias?

Las decisiones del fiscal mostraron que las reglas de la casa del hotel no eran 100% aplicables. Esto significa que generalmente sirven más como un disuasivo para los huéspedes que no se comportan de la manera que la administración del hotel aprecia.

Para hacer que la regla sea aplicable y permitir al hotel multar a los huéspedes, tendría que haber una prohibición legal de comer y beber en la habitación. Sin embargo, no parece que tal ley vaya a ser aprobada nunca.

El hotelero, el Sr. Biner, afirma que introdujo estas reglas por una buena razón el año pasado: «Tuvimos muchos incidentes en los que comer y beber en la habitación dañó el inventario». Según él, los huéspedes cortaron verduras y frutas directamente en la mesa o abrieron botellas de cerveza en el borde de muebles de madera que dejaron marcas.

Dadas estas experiencias, es comprensible que Biner quiera proteger la propiedad del hotel y asegurar que los futuros huéspedes puedan disfrutar de habitaciones bien mantenidas. Sin embargo, la forma en que la regla se aplicó en este caso particular plantea la cuestión de cómo los hoteleros del Hotel Fleurs de Zermatt viven los principios de la hospitalidad.

MÁS NOTICIAS

[wpspw_recent_post_slider design=”design-20″ show_author=”false” show_tags=”false” show_comments=”false” show_content=”false” dots=”false” slides_column=”1″ autoplay_interval=”3000″ speed=”1500″ category=”40″]

Las mejores historias para ti

[wpspw_post design=”design-7″ grid=”3″ show_author=”false” show_tags=”false” show_comments=”false” show_content=”false” media_size=”full” limit=”6″ posts=”459746,460472,459915,458792,460322,459342″ pagination=”false”]

Pin It on Pinterest